realidadRegional

23 de enero de 2020 | Provinciales

La importancia de la Revolución francesa

El 14 de julio de 1789 el pueblo francés se levantó en armas contra el monarca Luis XVI y tomó la cárcel de la Bastilla. El alzamiento, que acabó con la monarquía francesa, pasó a la posteridad y ha jugado un papel capital para el devenir de la civilización occidental.

 

 

Con independencia del resultado final –no es momento de entrar a valorar si los gobernantes que sucedieron a Luis XVI dieron en la tecla o no-, la Revolución francesa puso de manifiesto la fuerza que puede llegar a tener la ciudadanía cuando se une.

Todas las revoluciones y todos los movimientos sociales que se han dado y que siguen ocurriendo son, en cierta manera, hijos de la Revolución francesa. No hay libro de historia que no le dé el espacio que se merece, da igual el país en el que haya sido publicado.

El legado de la Revolución francesa

La Revolución francesa trasciende lo político y el tiempo. No se trata de un acontecimiento que se limitase a su época. Va más allá de 1789 y de los años posteriores. La Revolución francesa, bajo su lema “libertad, igualdad, fraternidad”, dejó un legado para la historia, un espejo en el que se miran millones de personas cada día.

 

•            Dio paso a la Edad Moderna

Los libros de historia han recogido el acontecimiento como un antes y un después en la historia de la humanidad. De hecho, al periodo histórico de tiempo que abarca desde el descubrimiento de América, en 1492, hasta el alzamiento nacional del pueblo francés recibe el nombre de Edad Moderna. Al periodo que va desde la Revolución francesa hasta nuestros días se le conoce como Edad Contemporánea. Está claro que tras este importante acontecimiento el mundo no volvió a ser el mismo.

•            Puso de manifiesto los derechos humanos

Las condiciones de vida miserables en las que vivía el pueblo llano francés, con larguísimas jornadas de trabajo, viviendas insalubres y constantes hambrunas, fueron el detonante del alzamiento. La situación de carestía y el hartazgo de la población provocaron que se reivindicaran unos derechos, como seres humanos y como ciudadanos, que a día de hoy son inalienables para las personas. Los individuos tomaron conciencia de que son seres independientes y de que merecen unas condiciones de vida dignas.

•            Demostró que la lucha social tiene sentido

No todas las manifestaciones y no todos los reclamos de la ciudadanía van a lograr su cometido, pero sí que es cierto que algunas de esas luchas ciudadanas consiguen su objetivo.

Manifestarse es una de las mejores formas que tenemos los ciudadanos de expresar nuestra opinión sobre ciertos temas, sobre todo, es una buena manera de hacer ver a la clase política el descontento de la población ante sus decisiones. Y eso se lo debemos a la Revolución francesa.

•            Supuso un gran cambio político, social y económico

Tras el triunfo del pueblo francés, el absolutismo inició la cuenta atrás. Las viejas monarquías tenían los días contados. La Ilustración hizo aflorar un sinfín de teorías y de corrientes de pensamiento que proponían profundos cambios a nivel político, social y económico.

compartí esta nota